¿Cómo saber si te conviene endeudarte si no cuentas con un sueldo fijo?

¿Cómo saber si te conviene endeudarte si no cuentas con un sueldo fijo?

Crédito General

Autora: Michelle Guerrero

Ser tu propio jefe o tener un trabajo en donde te pagan por comisiones puede conllevar grandes beneficios. Sin embargo, también tiene su contraparte, por ejemplo, si deseas obtener un préstamo, puede ser más difícil cuando tienes un ingreso variable. Esto es lo que debes saber sobre cómo obtener un préstamo cuando no tienes un ingreso fijo.

Proporciona tus ingresos

Cuando solicitas un préstamo, el prestamista va a calcular tu relación deuda-ingresos. El cual es una comparación entre el dinero que ganas mensualmente contra tus deudas mensuales. Entonces, si ganas $4,000 cada mes y tienes $1,000 en pagos de deudas, tu relación deuda-ingresos es del 25%. Los prestamistas generalmente prefieren que esta relación sea inferior al 40% aunque algunos pueden desear que no sea superior al 30%.

Si tienes un trabajo estable en donde recibes un ingreso mensual, calcular la relación deuda-ingresos es fácil; se vuelve más complicado cuando tienes ingresos inestables. En ese caso, un prestamista probablemente querrá ver un historial más largo de ganancias para tener una mejor idea de cuáles son tus ingresos con el tiempo. El prestamista también analizará si ese ingreso parece ser constante, aumenta o disminuye. La disminución de los ingresos puede evitar que obtengas un préstamo.

¿En qué se fija el prestamista?

Si tienes ingresos variables, tendrás que proporcionar más información financiera de la que normalmente se requeriría para obtener un préstamo.

Si deseas que tu prestamista tenga en cuenta los ingresos de bonificación, los ingresos por horas extra o los ingresos a tiempo parcial, es probable que debas probar que tus ingresos de estas fuentes han sido constantes o han aumentado en los últimos dos años. El prestamista también puede querer que tu empleador le indique que es probable que este ingreso continúe durante los próximos tres años. Si el prestamista decide contar estos ingresos, promediará la cantidad que has hecho de estas fuentes en los últimos dos años para obtener un promedio mensual. Si estas fuentes de ingresos están disminuyendo, tu prestamista podría decidir si desea tomarlas en cuenta.

Estos son algunos de los requisitos que las entidades bancarias solicitan para desembolsar un préstamo: justificación de ingresos y estabilidad laboral, formulario con el monto solicitado y el plazo, copia de cédula y papeleta de votación, copia de planilla de un servicio básico, garante, entre otros.

¿Qué hacer para aumentar tus posibilidades de obtener un préstamo?

Si sabes que tendrás ingresos irregulares o inestables, hay algunas cosas que puedes hacer para aumentar tus posibilidades de obtener un préstamo en el futuro.

Mantener o mejorar tu score de crédito: Esto es necesario para cualquier persona que desee solicitar un préstamo. Pero si vas a someterte a una investigación adicional porque tus ingresos son irregulares, te recomendamos mejorar tu puntaje tanto como sea posible. Tener un puntaje de crédito más alto puede ayudarte a calificar para pedir prestado más dinero o para pedir prestado a una tasa más baja.

Consigue un codeudor: Agregar un codeudor con un ingreso más estable puede hacer que un prestamista se sienta más cómodo al aprobar tu préstamo. Recuerda que esta persona tendrá las mismas obligaciones que tú frente al pago del préstamo, en caso de que tú no puedas pagar.

Paga tus deudas primero: Deshacerse de otras deudas reducirá tu relación deuda-ingresos, lo que puede facilitarte la obtención de un nuevo préstamo.

Fuente: Northwestern Mutual

El Universo

 

Misión: salir de deudas

Misión: salir de deudas

Crédito General

Autora: Lourdes Hernández

Tal vez te habías trazado algunos propósitos al iniciar el 2020, pero ahora todo cambió. El mundo cambió y tú también.

Si tu meta actual es salir de todas las deudas que tienes, este es el camino a seguir ¡para no volver atrás!

Futuro: prepárate para el peor escenario: perder el trabajo, los ahorros, perder todo… y admira el mejor escenario: tú en control de tus finanzas, prosperando y sonriendo.

Pasado: quizás tus antiguos hábitos eran:

Gastar todos tus ingresos mensuales

No llevar un registro de gastos

Pagar el mínimo de la cuota de la tarjeta

Prestar tu tarjeta

Atrasarte en los pagos del crédito y/o de la tarjeta

Sacar nuevos créditos para cubrir los anteriores

Rechazar los recordatorios del banco o cooperativa, tienda del barrio, familiar, otros.

 

Presente: di en voz alta: “voy a llevar mis finanzas en orden y honraré todas mis deudas”. Informa de esta Misión a tu pareja y familiares.

Paso 1: anota en un cuaderno o libreta todos los gastos que has realizado en este mes y los que vas realizando.

Paso 2: Reduce a cero los gastos que no son indispensables. Si debes cambiarte de casa, ¡hazlo!

Paso 3: no te endeudes más. Quizás necesites un préstamo para consolidar tus deudas, decisión que deberás tomar en conjunto con tu familia y la institución financiera.

Paso 4: empieza a pagar rigurosamente la deuda con más intereses.

Paso 5: si tienes trabajo, cuídalo. Si no tienes, empieza a ofrecer tus servicios aún si la paga es baja. Trabaja sin pausa, pero sin prisa y con seguridad.

Paso 6: sigue pagando el resto de deudas hasta terminarlas.

Paso 7: conforme vas tomando control de tus finanzas mantén la buena costumbre de registrar cada gasto. Ser responsable de tus finanzas implica dejar de culpar al resto por lo sucedido en el pasado y conducir tu vida hacia la prosperidad.

Recuerda que esta es una misión de vida. Estás en el camino correcto y no volverás atrás.

Cómo mantener un buen manejo de crédito en momentos difíciles en tus finanzas

Cómo mantener un buen manejo de crédito en momentos difíciles en tus finanzas

Crédito General

Autora: Michelle Guerrero

El virus COVID-19 ha tenido un gran impacto en las finanzas de millones de ecuatorianos. Si has experimentado un retroceso en tus finanzas, tu score de crédito puede haberse visto afectado. Lo cual puede conllevar un impacto significativo al querer solicitar un préstamo, ya sea para una hipoteca, un préstamo personal o una nueva tarjeta de crédito. Aquí te mostramos cómo mantener un buen crédito durante una crisis financiera.

Contacta a tus prestamistas

Los acreedores saben que algunas personas están teniendo dificultades para pagar sus estados de cuenta en este momento, y muchos ofrecen distintas opciones para hacer más llevaderos los pagos, como aumentos en las líneas de crédito y mejores términos o tasas de interés. Si necesitas omitir un pago o solo puedes realizar uno parcial, infórmalo a tus prestamistas. Solo asegúrate de hacerlo antes de que venza el pago. Asegúrate de obtener todos los detalles del acuerdo por escrito en caso de que necesites hacer referencia a ellos en el futuro.

Hipoteca y préstamo estudiantil

Dos préstamos que pueden tener un impacto serio en tu crédito son tu hipoteca y tus préstamos estudiantiles. Si tienes problemas para pagar tu hipoteca en su totalidad, pregúntale a tu administrador sobre la indulgencia de la hipoteca. Esto te permite pagar a una tasa más baja o incluso omitir pagos temporalmente. Sin embargo, es importante comprender completamente las implicaciones financieras y los términos de pago antes de optar por esta opción. No te olvides de averiguar si deberás una suma global una vez que finalice el período de gracia o si tus pagos mensuales serán más altos una vez que tu período de pago inicie.

Si tienes préstamos privados estudiantiles, conversa con tu prestamista para ver cuáles son tus facilidades de pago.

Revisa el uso de tu crédito

Tu score de crédito se compone de múltiples factores, y una parte clave es la forma en como utilizas tu crédito. Esto se refiere a la cantidad que usas de tu crédito disponible, y los expertos recomiendan que mantengas tu saldo por debajo del 30%. Si te estás acercando a tu límite de crédito, es mejor que distribuyas tus gastos en más de una tarjeta o solicites a tu emisor de la tarjeta de crédito un aumento del límite de crédito.

Considera solicitar una nueva tarjeta

A pesar de que suene contradictorio, si tienes un saldo grande en una tarjeta de alto interés, o si tu saldo es más del 30% de tu límite de crédito, considerar transferir tu saldo a una tarjeta con crédito de bajo interés o sin intereses, puede ser una opción para ti. Si decides abrir una nueva tarjeta y transferir el saldo, deja abierta la cuenta anterior, ya que parte de tu puntaje de crédito se basa en la longevidad de tus cuentas.

Automatiza tus pagos

Cuando te encuentras en medio de una situación estresante o de incertidumbre, puede ser difícil recordar cuando debes realizar ciertos pagos. Un pago perdido puede tener un efecto considerable en tu score crediticio, por lo que te recomendamos automatizar tus pagos para evitar que te olvides de estos.

Revisiones regulares de tu score de crédito

Si has experimentado problemas en tus finanzas durante este tiempo, y observas una caída en tu score de crédito, esto puede indicar un pago atrasado o indicar que no se están cumpliendo los acuerdos establecidos con tus prestamistas. Recomendamos que establezcas recordatorios regulares en tu calendario para solicitar tu score crediticio en el buró de crédito y puedas comenzar a mejorarlo cuanto antes.

Fuente: Northwestern Mutual

Formas rápidas de recortar gastos en tu presupuesto

Formas rápidas de recortar gastos en tu presupuesto

Crédito Planificación y Presupuesto

Si tus ingresos se han visto afectados por el coronavirus y te preocupa lo que pueda pasar en los próximos meses, es muy probable que estés buscando formas rápidas de recortar gastos de tu presupuesto.

A continuación, te damos algunas formas en las que podrías recortar de inmediato gastos para liberar dinero.

• Membresías de gimnasios: Con los gimnasios de todo el país obligados a cerrar sus puertas, muchos ya han decidido suspender las cuotas mensuales de membresía por el momento. Ponte en contacto con tu gimnasio y mira si puedes poner esos pagos en espera. Hay muchos entrenamientos gratuitos a los que puedes acceder en línea a través de video o transmisiones en vivo.

• Servicios de suscripción: No estamos sugiriendo que cortes tu suscripción a Netflix que te ha estado ayudando a pasar la cuarentena en casa. Pero es posible que este cambio de circunstancias signifique que estás pagando por servicios que no necesitas en este momento. Haz una auditoría de tus suscripciones digitales: después de todo, muchos gastamos más en suscripciones digitales de lo que pensamos. Conserva las que te gustan y que te ayudan a superar tu situación actual; elimina las que no añaden ningún valor en este momento.

• Transporte: Tu actual viaje de ida y vuelta probablemente consista en caminar desde tu dormitorio hasta tu oficina en casa (y pasar por la cocina). Así que, si pagas por gastos relacionados con el transporte, como un estacionamiento mensual, mira si puedes pausar los pagos (aunque comprueba la política de tu garaje para ver si perderías la plaza).
Si estás acostumbrado a conducir todos los días, recuerda que probablemente también estés pagando mucho menos por la gasolina, por lo que ese es un dinero que ya estás liberando para otras cosas esenciales o para poner en tu fondo de emergencia.

• Cuotas de las tarjetas de crédito u otras obligaciones financieras: Si actualmente tiene deudas de tarjetas de crédito u otras obligaciones financieras que no podrás cubrir, no dudes en llamar a tu institución financiera para identificar de qué forma puedes refinanciar tu deuda o acogerte al diferimiento extraordinario de obligaciones.

• Pagos adicionales a la deuda: Si tu situación te permite, aún podrás trabajar para alcanzar cualquier meta de pago de deudas que tengas ahora mismo. Pero si has estado pagando la deuda agresivamente y sientes el peso de estos pagos, considera la posibilidad de reducir temporalmente la cantidad adicional que estás destinando a tu deuda o simplemente cubre lo que puedas, así sean los pagos mínimos por unos meses.

• Costos de energía: Pasar más tiempo trabajando desde casa significa un mayor consumo de electricidad, y cuanto más grande sea tu familia, mayor será el impacto en tu factura de energía. Si tienes muchos aparatos que usan energía, aparatos que siguen consumiendo energía incluso cuando están “apagados”, considera la posibilidad de desenchufarlos cuando no están en uso o enchufarlos de vez en cuando para ahorrar energía. Entre estos aparatos se encuentran los equipos de sonido, reproductores de DVD, las consolas de videojuegos, las computadoras portátiles, las cafeteras, básicamente cualquier cosa que permanezca en modo de espera o que se pueda encender con un control remoto. Identifica qué beneficios ofrece la empresa de electricidad de tu cuidad para ayudarte con los pagos de las facturas durante estas épocas.

 

Fuente: Northwestern Mutual

Lo que debes saber sobre el refinanciamiento de deudas

Lo que debes saber sobre el refinanciamiento de deudas

Crédito General

¿Te encuentras en una situación de sobreendeudamiento? El pago de tus deudas supera el 40% de tus ingresos mensuales, no alcanzas a cubrir las cuotas mensuales de pago de tus deudas, llevas meses en mora con tus acreedores, o pagas con las justas el mínimo de tus tarjetas de crédito; entonces, una decisión importante puede ser refinanciar tus deudas con tu institución financiera. Es un plan de acción que puede mejorar tu situación financiera actual, pero que requiere de compromiso, orden y control.

¿Qué es el refinanciamiento de deudas?

El refinanciamiento es una alternativa que ofrecen las entidades financieras a sus clientes, especialmente a aquellos que cayeron en mora, para salir de sus deudas de una manera más ordenada, reprogramando los pagos en cuotas fijas por un tiempo determinado.

Es un proceso en el que puedes solicitar un cambio de las condiciones de tu crédito a tu institución financiera, ya que te encuentras en una situación en la que no puedes cumplir con tu obligación.

Generalmente, al refinanciar tu crédito y cambiar las condiciones, puede que las cuotas de tu deuda sean más bajas, los plazos sean más largos y los intereses también crezcan. Sin embargo, es mejor que pagues poco a poco tus obligaciones a no cubrirlas y que crezcan debido a los intereses por mora y las comisiones por gestión de cobranza de las instituciones financieras.

¿Qué acciones debes tomar si decides refinanciar tus deudas?

Si tomas la decisión de solicitar un refinanciamiento de deudas, se recomienda que hagas varios ajustes en la administración de tus finanzas y de tus deudas, para que puedas cumplir con las nuevas condiciones que te otorgará la entidad financiera. Entre éstas están que dejes de usar tus tarjetas y no adquieras nuevas obligaciones financieras. Adicionalmente, se recomienda que identifiques cuál es tu capacidad real de pago (ingresos – gastos necesarios). Con esta información clara, podrás negociar las condiciones que se apeguen a tu realidad y llegar a un acuerdo con la entidad sobre plazos y cuotas más cómodas.

¿Qué condiciones solicitan las instituciones financieras para refinanciar tus deudas?

La Superintendencia de Bancos menciona que las condiciones de un refinanciamiento dependen exclusivamente de la entidad financiera. Sin embargo, como ejemplo, algunas entidades financieras te pueden pedir que, para refinanciar el préstamo, hayas cancelado por lo menos entre un 20% y 30% tu obligación. También pueden pedirte requisitos que te pidieron cuando se contrató el crédito, para identificar cuál es tu situación financiera actual y cuánto varió.

¿Cómo identificas cuánto es el monto real que puedes destinar mensualmente al pago de tus deudas?

Para conocer el monto real que podrás destinar al pago de tu deuda, debes realizar un presupuesto e identificar cuánto dinero necesitas para cubrir tus gastos fijos como alimentación, vivienda, servicios básicos y educación. El monto que quede libre de ese presupuesto es el que podrás destinar al pago de las cuotas de tu deuda refinanciada. Si deseas que el monto disponible sea más alto, es útil que analices en qué áreas puedes optimizar recursos y reducir tus gastos que no sean esenciales y fijos. Puedes utilizar la técnica PERC para identificar los gastos que puedes Postergar, Eliminar, Reducir y Conservar. Entre estos gastos pueden estar servicios de televisión por cable, suscripciones a gimnasios, revistas, comidas fueras de casa, compras de bienes de lujo, etc.

 

En conclusión, refinanciar algunas o todas sus deudas puede o no ser una buena idea, dependiendo de tu situación financiera actual. Haz un inventario detallado de tus deudas, saldos, tasas de interés, cuotas y pagos mínimos. Si puedes mejorar las condiciones de tus deudas de manera significativa, la refinanciación suele ser una gran opción. Además, si puedes reducir tus pagos mensuales, puedes hacer que el dinero que ahorres se utilice para pagar el capital más rápidamente o para ahorrar para el futuro.

 

Fuente:

El Comercio

Revista Líderes

Formas de evitar caer en deudas con la tarjeta de crédito

Formas de evitar caer en deudas con la tarjeta de crédito

Crédito General

Autora: Michelle Guerrero

Es fácil endeudarse con la tarjeta de crédito, gastas un poco aquí, un poco allá y no te das cuenta de que en realidad tus gastos suman un gran monto de dinero; y caes en una deuda que dependiendo de su magnitud puede ser difícil recuperarte. Incluso puedes estar cometiendo algunos errores que desconoces, por lo que estos trucos te ayudarán a evitar caer en deudas con tu tarjeta de crédito.

  1. Enfrenta las cosas fáciles primero

Puedes utilizar el método “bola de nieve”, la forma en como este método funciona es que primero pagas la tarjeta con el saldo más alto y luego pasas al siguiente más bajo, independientemente de sus tasas de interés.

Otra opción es enfocarte en la tarjeta con la tasa de interés más alta y pagarla primero. Esto te permite pagar una menor cantidad de interés.

Si tienes deudas en dos tarjetas, estarás más inclinado a pagar un porcentaje fijo (por ejemplo, 30 por ciento) en ambas tarjetas, pero no se aconseja que pagues de esta forma; ya que tardarás más en pagar tu deuda y terminarás debiendo más intereses en el proceso.

  1. Da prioridad a ciertos gastos

Corres el riesgo de gastar de más en los buenos tiempos. Cuando algunas personas disfrutan de un aumento de autoestima al usar las redes sociales, tienen más probabilidades de caer en deudas de tarjetas de crédito. A menudo nos encontramos con problemas cuando los eventos conspiran a nuestro favor.

Para contrarrestar este efecto, considera comprar solo lo que necesitas para vivir durante un mes. Un beneficio de esto es que ahorrarás algo de dinero, el mismo que puedes destinar para pagar tus deudas de la tarjeta.

  1. Maneja adecuadamente tu tarjeta de crédito

Obtener dinero en efectivo de tu tarjeta de crédito es una de las causas principales para caer en deudas. Para evitar usar este dinero debes fijar un presupuesto y contar con un fondo de emergencia para anticipar cualquier evento inesperado que pueda ocurrir.

Asimismo, debes conocer la tasa de interés y cargos anuales de tu tarjeta, de esta forma estarás informado acerca de estos valores y tratarás de usar menos la misma.

Procura tener una o dos tarjetas como máximo para no caer en una deuda que al final no puedas pagar.

 

Fuente:

The New York Times

Cómo manejar una deuda durante el retiro

Cómo manejar una deuda durante el retiro

Crédito General

Es posible que no puedas jubilarte completamente libre de deudas, pero tener un plan para manejar mejor tus deudas durante la jubilación te permite tener un mejor control de tu vida financiera.

A continuación, te ofrecemos algunos consejos para ayudarte a organizarte.

  1. CONOCE LO QUE DEBES

El primer paso para manejar la deuda es saber exactamente lo que debes, a quién debes y lo que te cuesta en tasas de interés, cargos financieros o cuotas. Crea una lista de cinco columnas para contar todas tus deudas, incluyendo los saldos de las tarjetas de crédito, las cuentas médicas, los préstamos personales, de auto o de vivienda y las hipotecas.

Columna uno: Nombre del acreedor y detalles de contacto

Columna dos: Tipo de deuda (como tarjeta de crédito, préstamo de auto, etc.).

Columna tres: Monto del pago mensual

Columna cuatro: Saldo total adeudado

Columna cinco: Tasa de interés

 

  1. PRIORIZA QUÉ DEUDAS PAGAR RÁPIDAMENTE

Siempre debes hacer todos los pagos mínimos mensuales de tus deudas. Pero, si puedes, debes pagar algunas deudas de manera más agresiva.

Empieza con deudas de alto interés como las tarjetas de crédito. Cuanto más alta sea la tasa de interés, más dinero estarás destinando a los intereses cada mes. Si tienes una deuda con una tasa particularmente alta, tal vez quieras tratar de refinanciarla. Por ejemplo, puedes pagar tu deuda de tarjeta de crédito de alto interés refinanciándola con un préstamo personal de menor interés.

A medida que pagues una deuda de alto interés, pasa a la siguiente más alta de la lista.

 

  1. AVERIGUA QUÉ DEUDAS DEBES MANTENER

Es posible que sientas orgullo e independencia financiera cuando estés completamente libre de deudas, pero hay algunos casos en los que, aunque pudieras pagar toda la deuda hoy, no deberías hacerlo. Los siguientes son ejemplos de cuando mantener la deuda y hacer los pagos solo de las cuotas mensuales tiene sentido.

Puedes ganar más que el interés que estás pagando. Si tienes una tasa de interés del 4% por ciento en un préstamo pero podrías obtener un rendimiento del 6% de tu dinero en una inversión de bajo riesgo, saldrías ganando invirtiendo el dinero que de otra manera usarías para pagar toda la deuda ahora.

Deuda que reduce tu riesgo. Si pagas toda tu deuda, pero luego tienes muy poco dinero en el banco, puedes ponerte en riesgo si alguna vez necesitas el dinero. Digamos que gastas $50,000 para pagar un préstamo hipotecario de bajo interés, pero te quedas con muy poco efectivo accesible. Si hay una emergencia, puedes verte obligado a tomar un préstamo de alto interés. En este caso, habría tenido más sentido mantener tu dinero a la mano mientras sigues pagando tu préstamo con bajo interés.

 

Fuente: Northwestern Mutual

¿Cómo pagar tu préstamo educativo?

¿Cómo pagar tu préstamo educativo?

Crédito General

Autora: Michelle Guerrero

Pagar los préstamos estudiantiles puede resultar un poco más fácil de lo que imaginas, tan solo debes organizarte y planificar de qué forma vas a pagar, en tu planificación mensual incluye los montos que vas a destinar para este pago. Conoce algunas sugerencias para liquidar tu crédito estudiantil.

Conocer el monto que debes

Reúne los documentos de tus préstamos estudiantiles, y ten claro los términos de los préstamos realizados, entre la información más importante que debes conocer, está el monto y el plazo máximo para pagar, fecha del mes para realizar el pago de las cuotas, período de gracia, a quien debes pagar, tasa de interés, y desde cuándo debes comenzar a pagar.

No te olvides que la tasa de interés puede reajustarse cada cierto tiempo. En tu presupuesto mensual, ten contabilizado el pago por tu crédito estudiantil.

Débitos automáticos de tu cuenta bancaria

Lo óptimo para realizar los pagos mensuales de tu préstamo educativo es por medio del débito automático de tu cuenta de ahorros o corriente, en donde establezcas un monto fijo y este valor sea debitado directamente para el pago.

Lograrás optimizar tu tiempo, al evitar hacer filas o esperar turnos en los bancos. Asimismo, nunca olvidarás realizar un pago y tendrás mejor control de tus gastos.

Primero paga los préstamos con intereses más elevados

Es importante que pagues mensualmente el monto que corresponde a cada deuda; sin embargo, si cuentas con ingresos extras considera la opción de destinarlos al pago de aquellas deudas cuyas tasas sean más altas.

De esta forma, estarás reduciendo el total de intereses de tus préstamos. Y este dinero lo podrás destinar al pago de tus demás deudas.

Refinanciar tu deuda

Si sientes que tu situación financiera se salió de control, puede que sea momento de pedir ayuda. Se recomienda que recurras al refinanciamiento de tu deuda, es mejor si realizas esto antes de que afecte tu calificación crediticia. Algunas instituciones te permiten refinanciar tu deuda antes del vencimiento, pero hay otras que esperan al vencimiento de la deuda para refinanciarla.

Sigue estos consejos para el pago de tus deudas, y lograrás liberar dinero para el pago de tus otras deudas y para tus gastos mensuales.

Fuente:

Wells Fargo

El Comercio

Términos importantes que debes conocer si tienes una tarjeta de crédito

Términos importantes que debes conocer si tienes una tarjeta de crédito

Crédito General

A continuación, se presentan los términos más importantes de una tarjeta de crédito, que te ayudarán a usarla mejor:

  1. Cupo: Es el monto de crédito asignado que se puede gastar en la tarjeta de crédito. Hay cuatro tipos de cupo detallados en el estado de cuenta:
  • Cupo aprobado – Es el monto total de crédito asignado.
  • Cupo utilizado – El monto de dinero utilizado hasta la fecha.
  • Cupo disponible – La diferencia entre cupo total y utilizado.
  • Cupo de avances – Una parte del cupo total que se puede destinar a un avance.
  1. Avance de efectivo: Un crédito que se puede sacar en efectivo en una agencia del banco que emitió la tarjeta o por cajero automático. El avance en efectivo es cargado a la tarjeta de crédito y tiene un costo por el uso de este servicio.
  1. Fecha de corte: Es el día en que se genera el estado de cuenta.
  1. Fecha de pago: Es la fecha máxima de pago antes de caer en mora, usualmente es 15 días posterior a la fecha de corte.
  1. Saldo total a pagar: Corresponde a todos los gastos realizados con la tarjeta hasta la fecha de corte. Este monto es el que se recomienda pagar cada mes.
  1. Tasa de interés Es la tarifa que cobran las instituciones financieras por prestar dinero. La tasa máxima que se puede cobrar en créditos con tarjeta de crédito en Ecuador es de 17,3%.
  1. Pago diferido: El pago diferido se decide en el momento de la compra, cuánto puedes o quieres pagar cada mes y por cuántos meses. Vas a realizar ese mismo pago de forma mensual hasta cancelar el valor total de la compra.
  1. Pago mínimo: El pago mínimo es la cantidad más pequeña requerida por la institución financiera o emisor de tu tarjeta, para mantener tu crédito vigente y no reportarte en mora.
  1. Tasa de interés por mora: Es una tasa de interés adicional, autorizada y regulada por la Superintendencia de Bancos, que se cobra por pagos atrasados.
  1. Gastos de cobranza: Son un gasto asociado con la recuperación de los pagos atrasados.
  1. Detalle de transacciones: Cada mes sugerimos revisar esto en detalle y guardar todos los recibos de los consumos hechos con la tarjeta. Así, cuando llegue el estado de cuenta, puedas comparar los recibos con la información de esta sección.
Conoce sobre el pago mínimo de tu tarjeta de crédito

Conoce sobre el pago mínimo de tu tarjeta de crédito

Crédito General

Pagar el saldo mínimo de tu tarjeta de crédito suele sonar tentador, ya que son pagos pequeños fáciles de cubrir, y te hacen sentir como si tuvieras tus finanzas bajo control. Incluso podrías llegar a pensar cómo alguien pagaría más del mínimo requerido, si el banco sólo exige una pequeña cantidad para estar al día.

Conoce más sobre el pago mínimo y evita caer en situaciones indeseables para tus finanzas.

¿Qué es el pago mínimo?

El pago mínimo es la cantidad más pequeña requerida por la institución financiera o emisor de tu tarjeta, para mantener tu crédito vigente y no reportarte en mora. Este monto lo puedes encontrar en tu estado de cuenta mensual.

 

¿Qué pasa si solo pagas el pago mínimo?

Si decides sólo pagar el mínimo en tu tarjeta puedes demorarte varios años en liquidar tu deuda. Se recomienda utilizarlo en ciertas ocasiones. Hay momentos en los que la situación financiera del hogar es complicada y no se llega a pagar el saldo total, en este caso se puede pagar el mínimo, pero debe ser temporal, no hacer una costumbre.

Si tus deudas son demasiado altas que ya no te queda otra opción más que pagar los mínimos te recomendamos refinanciar tu deuda y dialogar con tu institución financiera sobre tu situación. Si decides obtener un nuevo crédito para pagar esa deuda, debe permitirte pagar en menos tiempo, y con pagos mensuales iguales o menores a los que realizas actualmente pagando solo el mínimo.

 

Puntos importantes si utilizas el pago mínimo:

  1. Utiliza sólo en casos de emergencia: Paga el mínimo para no afectar tu historial y evitar los intereses de mora. Úsalo únicamente si tienes algún imprevisto que te impida cubrir el pago completo de tus consumos en tu tarjeta de crédito.
  2. Conoce cómo se calcula el porcentaje de tu pago mínimo: Averigua con tu banco qué porcentaje de tu pago mínimo será para el pago de capital. Te permitirá tener un mejor panorama sobre tus deudas.
  3. Paga más del pago mínimo: Realiza tus pagos completos cada mes, incluso el total de tu deuda. Esto evitará los altos intereses, comisiones y recargos.

 

Razones para evitar pagar el mínimo:

  1. Pagarás más intereses: Tendrás que pagar mucho interés por la deuda de tus tarjetas de crédito. Si sólo realizas el pago mínimo cada mes, la mayor parte de tu dinero se irá a pagar los costos de interés, y sólo se va a reducir el capital en una pequeña cantidad.
  2. Te demorarás demasiado tiempo en pagar: Pagando sólo los mínimos de las tarjetas vas a sentir como si las estuvieras pagando por el resto de tu vida. Te tomará años pagar la deuda y pagarás un monto que puede llegar a ser varias veces mayor a la deuda original.
  3. Será más difícil obtener nuevos préstamos: Si deseas obtener otro préstamo, es muy difícil que lo consigas con este comportamiento de pago de tu crédito actual. Si pides un préstamo, la institución financiera va a evaluar tu capacidad de pago y será difícil calificar como candidato debido a tu historial.

 

Recomendaciones para evitar pagar el pago mínimo:

  1. Gasta menos, encuentra espacios para postergar, reducir o eliminar gastos mensuales. Usa este dinero para pagar tu deuda con tu tarjeta de crédito.
  2. Paga siempre más del mínimo. Incluso pequeñas cantidades hacen la diferencia.
  3. Evita la tentación de endeudarte de nuevo después de haber pagado tus deudas, y evita seguir acumulando deudas mientras te encuentra en el proceso de pago.

 

El pago mínimo es un recurso para casos de emergencia que te permite mantener vigente tu crédito. Si recurres a este instrumento debe ser porque no puedes pagar el saldo total, esta debe ser la excepción más no la regla. Toma control de tus deudas y cuida tu situación financiera.